QUÉ ES 

RAÍCES DE LA TIERRA

Raíces de la Tierra es una ceremonia, que busca hacer accesible el conocimiento nativo de la mano de portadores y representantes de tradiciones indígenas a toda la sociedad. Se ha conservado durante años por el amor y visión de muchas personas que apoyan este sueño común. Nació en los años 70 de la visión de Reymundo Perez, y luego de 45 años se continúa realizando; integrando cada vez a nuevos invitados para hacer de esta experiencia un real puente de comunicación, cooperación e interrelación de líderes espirituales de pueblos originarios, que representan su herencia y culturas en un mismo fuego sagrado que nos reúne y convoca. En Raíces de la Tierra convergen todos los participantes: niños, ancianos, jóvenes, hombres y mujeres que participan de esta reunión comunitaria, y son parte y protagonistas de todas las actividades familiares de estos 4 días.



NUESTRA

HISTORIA

Raíces de la Tierra es la visión de un hombre medicina del Norte llamado Reymundo "Tigre" Pérez quien creció en Texas, vinculándose desde su infancia en la espiritualidad nativa de los Diné (Navajos) de la Reserva de la Montaña Grande (Big Mountain) y Lakotas de la región de South Dakota (Rosebud Sicangu Oyate). Tigre Pérez dedicó su vida a propagar la esencia de la espiritualidad indígena entre los pueblos americanos, indígenas y mestizos, y corrió temazcales en Estados Unidos y México durante toda su vida. A partir de la visión recibida de la divinidad durante la ceremonia de Danza del Sol y con la posterior venia de los ancianos, asumió la misión de reunir a abuelas y abuelos de toda América para rezar por la madre tierra y la humanidad, en sus propias lenguas, y entregarnos sus enseñanzas, naciendo Raíces de la Tierra. 

Esta línea de trabajo, que se sustenta en valores y principios colaborativos y comunitarios, se realiza actualmente en México, Chile, Colombia y Austria. Desde el año 2013 el encuentro Raíces de la Tierra es patrocinado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNESCO Esta línea de trabajo, que se sustenta en valores y principios colaborativos y comunitarios, se realiza actualmente en México, Chile, Colombia y Austria. Desde el año 2013 el encuentro Raíces de la Tierra es patrocinado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNESCO.

Gracias al legado del Tigre Pérez, por más de 45 años en América del norte se ha hecho un trabajo que ha servido como puente para crear una alianza inter tribal de índole internacional entre los pueblos indígenas y mestizos del continente Americano, abriéndose en México por primera vez en 1989 en la comunidad Teopantli Kalpulli, en San Isidro, Mazatepec, Jalisco. Según la visión del Tigre Pérez, este trabajo abre una ventana a la conciencia cósmica de los humanos y fortalece la red geomagnética de la tierra, facilitando así la generación de vida sustentable y conciente, al entretejer los reinos mineral, vegetal y animal con los cuatro elementos básicos de la madre tierra: fuego, agua, aire y tierra. Esto se alcanza gracias a que las abuelas y los abuelos indígenas trabajan juntos como un solo espíritu- mente-corazón, desarrollando una ceremonia de sanación a la madre tierra y a la humanidad durante cuatro días y tres noches. El corazón espiritual de la ceremonia tiene lugar dentro de una construcción que responde a un modelo propiamente indígena, la Kiva, que consiste en una excavación circular, donde los abuelos y abuelas rezadores ingresan a elevar plegarias de sanación, agradecimiento y alegría a la Madre Tierra en torno a un fuego sagrado que se mantiene encendido durante todos los días. En el año 1995 Raymundo "Tigre" Perez fue reconocido como Jefe Inter tribal por un Consejo de Ancianos y miembros de 7 tribus distintas. Durante la ceremonia de reconocimiento, un penacho con plumas de cóndores y águilas fue presentado y entregado en respeto y reconocimiento a su trabajo de años. Esto ocurrió el último día de una ceremonia de Kiva abierta en Texas. Dos días después, Raymundo "Tigre" Perez ingresó al mundo de los espíritus.

Esta línea de trabajo, que se sustenta en valores y principios colaborativos y comunitarios, se realiza actualmente en México, Chile, Colombia, Holanda y Perú.